Comprar pastillas Champix online sin receta, precio en Farmacia Senovilla Sancho. Instant Boost AI Immediate Affinity Neoprofit AI

La historia de Las Palmas de Gran Canaria está extremadamente ligada al Guiniguada. Y es que Juan Rejón eligió sus faldas para fundar en 1478 la primigenia población conocida por entonces como Real de las Tres Palmas. De hecho, hasta no hace tanto, las aguas del barranco serpenteaban por la ciudad que, en el marco del 544.º aniversario de su nacimiento, se adentra en sus orígenes con Kleos Guiniguada. Una aplicación móvil creada por la empresa sevillana Nomad Garden que pone las miras en la riqueza histórica y natural del paraje a través de una experiencia sensorial que ahonda en el pasado, la cultura, los sonidos, los aromas y hasta los sabores del enclave.

2022_KLEOS GUINIGUADA. RUTA POR EL BARRANCO GUINIGUADA

Se trata de una obra artística coral financiada por el área de Cultura del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria que busca poner en valor la esencia de un espacio en el que conviven más de 20.000 ejemplares de 160 especies vegetales diferentes, tan solo en los 6,4 kilómetros que hay desde el inicio del cauce bajo del Guiniguada, en Fuente de Morales, hasta sus lindes con la ciudad en El Pambaso (Vegueta). En este tramo, precisamente, se centra el proyecto que también cuenta con un aplicativo web (Guiniguada.gardenatlas.net).

La app comenzó a desarrollarse después de que su ‘hermana mayor’, Kleos Doramas, se pusiera en marcha en octubre de 2020. Fruto de este trabajo colectivo y minucioso, la nueva plataforma digital que podrá descargarse desde  en Android e iOS, permite visualizar un mapa del barranco muy especial con imágenes e información acerca de la historia y las características de los distintos recursos botánicos y patrimoniales del enclave natural a los que también se ha vinculado una composición musical, obra nuevamente de Rubén Alonso Mallén, de la empresa Antropoloops.

En lo que a la experiencia sensorial se refiere, Kleos Guiniguada da un paso más con una propuesta que contempla la iniciativa gastronómica que, bajo el nombre de Pícnic, aglutina las seis delicias que Dana Joher, de Ave Pastelería Artesanal, elaborará para la ocasión. También el perfume que Jesús Herrera ha ideado con su empresa la Casa del Perfume Canario, o los originales tapones de los frascos que albergan la fragancia diseñados e impresos en cerámica 3D por Adriano Jiménez, de Trianera de arquitectura.

Cartografía

Tanto en la web como en la app se encuentran cartografiados más de 20.000 especímenes de 160 familias de plantas distintas y mayoritariamente endémicas, si bien hay presencia de especies de otras procedencias. Sus orígenes, su época de floración o de cosecha, el CO2 que producen, así como los aromas o las alergias que generan, son los datos que se pueden conocer a través de la plataforma que cuenta, además, con delicadas ilustraciones sobre los distintos tipos de vegetación.

Desarrollado por Nomad Garden y Datrik Intelligence, este mapeo digital permite a los paseantes del barranco consultar de manera geolocalizada información sobre las plantas, así como los temas que se abordan a lo largo del tramo seleccionado para la iniciativa que también pretende involucrar a la ciudadanía. Y es que la aplicación dispone de un apartado llamado «Atlas participativo» que invita a los vecinos y vecinas de la capital a convertirse en cartógrafos de sus propios barrios, ampliando así el mapa vegetal del municipio con el objetivo de ayudar a explorar sus efectos en el medio ambiente y la cultura.

Asimismo, Kleos Guiniguada cuenta con una sección que concentra espacios vinculados al paraje natural como las acequias como la del Árbol Bonito, los pilares o las fuentes presentes en plazas como la del Pilar Nuevo, Santo Domingo o el Espíritu Santo, entre otras. En lo que al mapeo del barranco se refiere, este abarca los 6,4 kilómetros que separan Fuente Morales del entramado urbano de la ciudad. En él, además de las plantas, se puede encontrar documentación sobre elementos paisajísticos de índole geológica, histórica o arquitectónica, entre otras. Para ello, el plano que se puede consultar desde la plataforma digital se divide en seis áreas.

Un mapa, seis temáticas

La primera tiene como protagonistas las aguas del Guiniguada que en su día llegaron a serpentear por la capital y a las que hay ligadas acequias, canales, fuentes, cursos soterrados o lavaderos, algunos de los cuales todavía sobreviven al tiempo. Le siguen como temática los bancales que aparecen tras El Pambaso, un paisaje con marcada huella agrícola que conforma una extensión de más de 30 kilómetros de muros lineales.

Precisamente los cultivos inspiran el siguiente tema del mapa en el que se rescatan los tiempos de la caña de azúcar, la cochinilla o los plátanos, entre otros, para ilustrar la transformación del territorio a través de la intervención humana. La siguiente área que destaca este apartado de la aplicación son las cuevas que aparecen a mitad del recorrido y en las que se han conservado restos biológicos de cosechas y semillas de diferentes especies.

En el plano también se destacan los aromas del Guiniguada, poniendo el foco “al margen de los cultivos domesticados, allí donde afloran especies silvestres [...], algunas de ellas dependientes en gran medida de la existencia del lagarto gigante de Gran Canaria (Gallotia stehlini), según reza en la descripción del proyecto. Los estratos geológicos conforman la última temática que permite ahondar en el proceso de más de 14 millones de años que ha determinado “material y morfológicamente” la coevolución del barranco.

Música identitaria

Cada una de estas partes, además de la información digitalizada, tiene vinculada una composición musical que, según su autor, Rubén Alonso, “refleja la identidad” del espacio. Para ello, Antropoloops ha hecho por primera vez grabaciones sobre el terreno que, sumadas a melodías y sonidos de otras partes del mundo, han dado lugar a 47 fragmentos musicales entre los que hay una fuerte presencia del folklore canario.

Esta pieza, la más larga que la empresa ha creado para la aplicación Kleos, solo se puede escuchar haciendo el recorrido por las entrañas del barranco. De este modo, además del hilo conductor musical inspirado en la vegetación del espacio, se han creado seis obras relacionadas directamente con los temas del mapa. Así, podrán oírse correr las aguas de los pilares; el viento y el sonido de las piedras entremezclados con el de los canteros en Japón en el apartado de los bancales; o el canto de la patata en América Central o del plátano, entre otros, cuando se llegue a la parte de los cultivos.

La música bereber, desde Marruecos a Argelia, o el canto de transformación de la cebada vibrarán por las cuevas; así como se podrá escuchar una pieza muy abstracta inspirada en la Gallotia stehlini o los registros sonoros relacionados con la zona de pinos desde la que se pueden visualizar los estratos. Todos ellos componen una obra abierta a base de collages musicales a cuyas fuentes se puede acceder desde la propia app.

Fotos: Tony Hernández

Fuente: lpacultura.com