Comprar pastillas Champix online sin receta, precio en Farmacia Senovilla Sancho. Instant Boost AI Immediate Affinity Neoprofit AI

La primera y segunda fase de las obras de rehabilitación que se están ejecutando en el conjunto arquitectónico del Pueblo Canario estarán terminadas en el último trimestre del año, según ha asegurado esta mañana el concejal de Turismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Pedro Quevedo, que ha supervisado el desarrollo de los trabajos que está ejecutando el Consistorio capitalino, acompañado de los técnicos responsables de esta reforma y el director del Museo Néstor, Daniel Montesdeoca.

“Los trabajos van a buen ritmo”, dijo el edil, quien aseguró que la intervención es “sorprendente” dado el estado de “profundo deterioro” en que se encontraban las instalaciones de este conjunto declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento. Quevedo añadió: “hemos actuado a tiempo para evitar que se produjera un colapso de las instalaciones. Devolveremos a la ciudad el espacio que le pertenece, el legado de Néstor y Miguel Martín Fernández de la Torre”.

El edil del grupo de gobierno municipal pudo comprobar la marcha de las obras de la primera y segunda fase de intervención en el Pueblo Canario que comenzaron hace seis meses con un presupuesto de 1.100.000 euros. En este periodo se está acometiendo el saneado y refuerzo de la estructura del Bodegón y la cubierta de la ermita; la eliminación de humedades por capilaridad y procedente de los jardines de todo el conjunto arquitectónico y la intervención en todas las cubiertas; además se ha procedido al desmontado y demolición de diferentes elementos arquitectónicos para su restauración y reposición. Según los técnicos municipales en los próximos meses se acometerá las obras de cubierta y consolidación además de la contratación de materiales de revestimiento e inicio de trazado de instalaciones.

El concejal de Turismo apuntó que a la buena marcha de las obras en el Pueblo Canario se suma la intervención de Barceló, en el Hotel Santa Catalina que despidió ayer a sus últimos clientes para dar paso al inicio de la reforma de este emblemático e histórico hotel de la capital.