z-library z-lib project Neoprofit AI

Los datos del sector turístico, viajeros y pernoctaciones, publicados por el ISTAC y correspondientes al mes de octubre de 2021, confirman que la recuperación se ha activado en Las Palmas de Gran Canaria. De hecho, en lo que va de año la capital ya ha superado los números de todo 2021.

Las Palmas de Gran Canaria registró 115.413 pernoctaciones el pasado octubre, en el que tradicionalmente se considera el mes de inicio de la temporada alta en Canarias. Esto es, los alojamientos turísticos de la ciudad, hoteleros y extra hoteleros, tuvieron 20.000 noches más ocupadas que en septiembre de este mismo año, cuando las pernoctaciones fueron 95.087, y un 145 % más que en el mismo mes de 2020, cuando apenas se registraron 47.000.

En lo que atañe a viajeros alojados, el número se disparó en octubre por encima de los 34.000 (34.873), cinco mil más que en el mes anterior y más del doble que en octubre de 2020, cuando a duras penas se superaron los 15.000. En 2029 la cifra ascendía a los 444.000. Esta recuperación viene marcada por el incremento de los visitantes nacionales, en un contexto aún definido por la pandemia global. Del total de visitantes alojados en octubre pasado, 22.000 eran españoles.

La tendencia invita al optimismo, siempre condicionado a la evolución de la situación sanitaria en un marco global. En todo caso, los números de 2021 están dejando atrás los del fatídico 2020, cuando el sector paró por completo entre marzo y julio, en los meses del confinamiento y la primera desescalada.

En lo acumulado de año, y a falta de los resultados de dos de los meses más fuertes, noviembre y diciembre, la capital grancanaria la capital grancanaria supera las 720.000 pernoctaciones, por las 685.000 registradas en todo 2020. El dato de los viajeros alojados también se eleva por encima del balance global del pasado ejercicio: ya se cuentan 234.000, por los 207.000 del pasado curso.

Los datos indican que la capital está recuperando el flujo constante de viajeros para volver a los niveles pre pandemia sin perder las señas de identidad del destino, abierto a un público heterogéneo. Visitantes y turistas que van desde su más fieles huéspedes hasta los excursionistas procedentes del Sur de Gran Canaria, los extranjeros y el turismo nacional, los visitantes procedentes de otras islas, los cruceristas, el viajero de negocios, el deportista y el pujante nómada digital, que incluso ha caracterizado el carácter plenamente contemporáneo de Las Palmas de Gran Canaria como destino urbano.

Las Palmas de Gran Canaria ha vivido entre 2015 y 2019 sus mejores años en cifras en lo que respecta al sector turístico: tanto en viajeros alojados como en pernoctaciones. En el primero de los casos siempre se superaron los 1,3 millones de noches contratadas. En cuanto a los huéspedes, la cifra siempre superó la de los 350.000 al año en este periodo dorado de la ciudad. La pandemia cortó la evolución de un destino pujante, con un reconocimiento creciente dentro y fuera de nuestras fronteras y con una singularidad única en Canarias, marcada por su carácter urbano, su agenda cultural y de ocio, su arquitectura e historia y otros atractivos propios de una ciudad cosmopolita y abierta.